Inaugurada segunda versión de Diplomado en Docencia Universitaria

el .

diplomado introTreinta académicos de diferentes facultades coparon los cupos del programa.

Con una ceremonia que tuvo lugar en el auditorio de la Escuela de Psicología, la Universidad de Valparaíso dio inicio a la segunda versión del Diplomado en Docencia Universitaria (DDU), programa organizado por el Convenio de Desempeño UVA1315 "Los estudiantes primero".

El acto fue encabezado por José Miguel Salazar, director de División Académica; Jemima Fernández, directora de Docencia; Gonzalo Lira, director de la Escuela de Psicología; Claudia Schiattino, directora del Centro de Desarrollo Docente, y Evelyn Farías, también del Centro de Desarrollo Docente. Junto a los profesores inscritos en el diplomado, estuvieron quienes serán relatores de los cinco módulos del programa.

Ana Bacigalupo, coordinadora del Diplomado en Docencia Universitaria, destacó la relevancia de inaugurar la segunda versión: "Estamos muy satisfechos con los resultados que tuvimos en la versión 2016. Hemos logrado instalar en distintas facultades, en distintas escuelas, algo que ha sido muy representativo de la Universidad: el modelo sello UV, el modelo por competencias, centrado en el estudiante. Un enfoque que pretendemos que por supuesto empiece a tomar formas definitivas en la implementación de la innovación curricular. Y en ese sentido, la versión 2017 hoy día nos impone este nuevo desafío de materializar esas metas con otro grupo importante de docentes".

Enfatizó la coordinadora la presencia de académicos "de una diversidad importante de facultades y de carreras, por lo tanto es nuevamente un desafío que asumimos con alegría y con mucha satisfacción". En relación a la respuesta a la convocatoria, afirmó que fue altamente positiva, ya que "tuvimos treinta seleccionados nuevamente, igual que en la versión anterior; habíamos resuelto reducir ojalá a 25, pero tuvimos una alta demanda y tuvimos que volver a nuestra inicial cuota de treinta docentes".

Motivación, interés y compromiso

Por su parte, Gonzalo Lira, a nombre de la Escuela de Psicología, manifestó que "evidentemente, el hecho de que estemos en una segunda versión refleja, expresa y materializa la importancia y la voluntad que la Universidad establece para una acción que tiene que ver con la formación didáctica y pedagógica de nuestros profesionales. Para la Escuela de Psicología es un honor recibir a los colegas que provienen desde las distintas facultades; estamos uniendo las distintas expresiones disciplinares y profesionales que integran y enriquecen la diversidad de la Universidad, pero lo estamos haciendo con un propósito común: más allá de la disciplina, más allá de la profesión, todas las personas que van a participar de este diplomado tienen un interés y una motivación común, que es la de mejorar sus prácticas pedagógicas, mejorar los procesos formativos y asumir también responsablemente el hecho de que la mayoría de estos profesionales no proviene de la pedagogía".

Desde ese punto de vista, añadió, "es muy importante destacar la motivación, el interés y el compromiso de cada uno de estos académicos, en representación de sus unidades, por mejorar el proceso formativo de los estudiantes. Para nosotros es una fiesta de encuentro y de realce de esta voluntad y este interés por el tema de mejorar los procesos formativos".

Sentido permanente

José Miguel Salazar, director de División Académica, valoró la continuidad del DDU: "Yo tiendo a leer —afirmó— que estamos en una segunda versión de un diplomado que ya se proyecta con un sentido muy permanente en la Universidad. Ha sido un tema que el Consejo Académico ha discutido, es un compromiso del rector y de la Rectoría proyectar esto, porque evidentemente el quehacer de la docencia a nivel de las universidades requiere de un entrenamiento para todos nosotros".

En ese sentido, agregó: "Todos nosotros necesitamos aprender cómo funcionan los adolescentes, cómo funciona su llegada a la universidad, qué distinto es el tránsito del colegio a la universidad, qué distinto es preparar profesionales que de repente no están tan motivados ni tienen toda la formación de base que uno quisiera para trabajar con ellos. La población que existe en educación superior, y en las universidades en especial, ha cambiado de forma súper radical en los últimos veinte años, y por lo tanto demanda un esfuerzo adicional de las universidades por entender mejor ese proceso y situar mejor en la docencia este nuevo escenario. Así, el esfuerzo que hace la Universidad de Valparaíso va a hacerse cargo de esta realidad en un sentido —como decía al principio— permanente".

Subrayó Salazar que es necesario trabajar el tema "de manera decidida, no sólo por este cambio que describo, sino también porque estamos metidos en la implementación de un modelo educativo que demanda que hagamos las cosas de otra manera. En esa convergencia tenemos que seguir trabajando, y demanda que todos nosotros, que cada uno de los académicos de esta universidad tenga un entrenamiento adicional. Por lo tanto, esta instancia creo que es muy importante, y vamos a seguir trabajando en esa dirección".

Finalizó destacando que "yo aspiro a que esta segunda versión se convierta rápidamente en una tercera, cuarta, quinta... Y junto con eso, tener un alcance a todos los rincones de la Universidad. Por lo mismo, el diplomado está empezando a organizarse en módulos on line y presenciales para Santiago y para San Felipe. Esta es una universidad que se despliega territorialmente, y necesariamente todos sus académicos tienen que tener la posibilidad de acceder a estas iniciativas, y la Universidad está trabajando para eso. En los próximos meses, entonces, vamos a ver cómo se multiplica el diplomado llegando a los campus y cómo se proyecta y mantiene, en el sentido de atender las necesidades formativas de los profesores de la Universidad de Valparaíso".

El Diplomado en Docencia Universitaria tiene como propósito desarrollar competencias pedagógicas para un proceso de enseñanza-aprendizaje de calidad, orientado por competencias y centrado en el aprendizaje de los estudiantes. El programa se articula con el Plan de Formación Docente que la UV ha venido implementando, posicionándose como una contribución a la búsqueda de coherencia de los ideales institucionales y las prácticas pedagógicas, a través de los procesos de formación de los académicos, que fortalezcan y extiendan procesos de innovación que impacten directamente en la formación y los logros de los estudiantes.

Ver nota en portal UV